miércoles, 22 de agosto de 2012

Esquina; Un delirio de buenos piques y alegrías


 Dorados al por mayor en todas las modalidades de pesca,
 con artificiales, un surubí de 8 kilos en bait 
 y una atención de primer nivel hacen que este pesquero 
 del Paraná Medio esté a punto caramelo 

Muchachos, las condiciones del río y del clima son óptimas, vengan ya que esto explota”, invitó nuestro guía de con anza en Esquina, Matías. Y ante esta irresistible invitación de Matute Pesca, enseguida se armó el viaje al comando de nuestro amigo Gustavo Miranda, junto a Jesús Senlle y Faustino Romero. El plan: pescar con arti ciales y cebos naturales en dos jornadas y disfrutar de las excelentes cabañas de nuestro anfitrión.

Excelentes frecuencias de micro hacen que a veces sea más conveniente llegar viajando de noche y relajados a primera hora, opción elegida por el equipo de Viva la Pesca en esta ocasión. Así, partimos desde Retiro el jueves a las 21 y arribamos a esquina a las 6 y de allí en 5 minutos estábamos instalados en un hotel super cómodo a metros del río que disponen los hermanos Guillermo y Matías Cupayolo.

Tras un soberbio desayuno, a las 7.30 estábamos arriba de la embarcación, ideal para castear con arti ficiales y motorizada con motor de última generación y con un motor eléctrico adelante para ir acomodándola en distintas situaciones de pesca a la deriva.

El primer día estuvo fresco, con leve brisa, y en media hora de navegación ya estábamos armando equipos compuestos por cañas Shimano Convergence, también Silstar Rooster de 2,10 y 2,40 mts., reeles tipo Shimano Calcutta o Shimano Corsair, y también cañas Tech Tomahawk Wilmar Merino con reeles Tech Luxor. Todos los reeles fuero cargados con multi Power Pro de 40 libras.

El arranque fue a puro bait con señuelos de paleta escalonada NG y Super Shad Rap. Dorados de 3 y 4 kilos hacían de las suyas y alrededor de las 10 ya habíamos tenido más de 5 piques cada uno, concretando unas 6 capturas, las cuales fueron devueltas luego de las fotos de rigor. De repente, Faustino Romero siente una fuerte bajada y el guía le pregunta: “¿Enganchaste?”.

La respuesta fue: “Noooo, es pescado, es pescado” y allí comenzó una batalla titánica. Mientras Romero armaba su clavada y veía curvarse su caña al límite mientras el pez sacaba multi, Jesús y Miranda sacaron sus señuelos del agua despejándole la cancha de pesca.

Nunca hubo salto, por lo que se a rmó la teoría de que fuera un surubí. Finalmente, vimos que estábamos en lo cierto, cuando una enorme cabeza asomó de la profundidad. Fin de la pelea izando la pieza de la cola con maestría (¡genio Matías!) y tras las fotos de rigor, la pieza, de unos 8 kilos, fue devuelta.

El resto de la mañana continuó a puro pique intercalando modalidades como el bait casting, el spining y carnada (morena) hasta las 14, hora en que nos juntamos con compañeros de Trenque Lauquen que estaban en la otra embarcación a comer el tradicional dorado asado en la isla y a descansar unos momentos.

Por la tarde buscamos una zona donde habíamos visto sábalos acardumados siendo arrinconados contra costa por los dorados. Con equipos livianos, señuelos de super ficie y tratando de no enganchar, hicimos un pescón, pinchando 30 ejemplares en unas 4 pasadas, cuyo peso estimado estaba entre los 4 y 7 kilos.

Así se fue la primera jornada, recorriendo lugares conocidos como El Toro, La 14 o Lo de Chero, entre otros, en los cuales tuvimos más de una centena de piques, subiendo unos 20
ejemplares de variado porte, pero todos con vigor y potencia y a la vez disfrutando de una temperatura de hasta 27 grados.

Luego de la cena de camaradería, una revisión de equipos, acomodar los triples y descansar unas horas, iniciamos la segunda jornada, otro día glorioso. Los dorados desde temprano
nos dieron grandes alegrías.

Matías cobró algunos pirayús con mosca, en una zona de abundantes doradillos de 2 kilos que se disfrutaron a pleno con equipos muy livianos. Por la tarde, todo lo contrario, armamos equipos más pesados, para pescar con leader de 50 cm. y morena encarnada en anzuelo 8.

Fue una esta: los tres miembros del equipo pescaban a la vez haciendo que Matías tuviera que multiplicarse para atender a todos desenganchando piezas.

Sencillamente, sólo resta decir que Esquina está pasando por un momento excepcional para pescar las especies más cali cadas del Paraná Medio, y que salir en su busca con la gente de Matute Pesca es un doble placer, pues al de la pesca le sumamos el de su cordial atención. Vaya y disfrute.

Fuente: Viva la Pesca
de Diario Popular

1 comentario:

  1. espectacular con mi compañero mareco anduvimos este sabado y domingo por la zona de el inga a la altura de el toro muy buenos pikes

    ResponderEliminar

Que te pareció esta nota ?