viernes, 24 de febrero de 2012

Campana del buen pique en el Paraná de las Palmas


 El Paraná de las Palmas tiene en Campana
una interesante opción de pesca menuda,
ideal para compartir en familia
ya que los piques son constantes
y los chicos no se van a aburrir.


Por WILMAR MERINO

Y el Paraná de las Palmas? Hace rato que no figura en la agenda de los pescadores. Los medios especializados no suelen relevarlo y el pesquero es opacado por otros de mayor renombre y rendimiento. Pero cierto es que a sólo 75 Km. de la ciudad de Buenos Aires podemos divertirnos en grande si la intención es lograr una rica variada menuda sin viajar ni navegar demasiado.

Convocados por un amigo de nuestro Facebook, Oscar Vogel, lo que nos sorprendió en esta visita fue la diversidad de especies que se pueden cobrar con sólo dejar caer el plomo debajo del bote, tras navegar menos de 5 minutos desde el embarcadero. Las charlas previas con nuestro anfitrión ya nos habían puesto al tanto de la variada, que siempre brinda alguna sorpresa mayúscula, especialmente con la especie carpa, que suele darnos piezas de más de 5 kilos. La idea era probar las modalidades de pesca locales, y comprobar si el excelente rendimiento logrado en el Río de la Plata con nuestra masa (la WM, cuya receta dimos en enero de este año) se reiteraba también en otros ámbitos.

Velozmente sorteamos en la mañana de anteayer los escasos 75 Km. que nos separaban de nuestro destino, el puerto de Campana, no sin antes dejar de pasar por masa y maíz en lo de El Viejo Pacú, que en el Km. 41,700 de la Panamericana tiene una ubicación estratégica para aprovisionarse de buena carnada y suplir algún olvido.

Vogel y su amigo Raúl A. Serenelli (quien no oficia de guía de pesca pero se comprometió a asesorar a los visitantes que se interesen por el lugar tras ver la presente) engancharon la lancha de este último en su casa, y en menos de 10 minutos estábamos en el Campana Boat Club embarcando para partir. Bastó navegar río arriba unos 500 metros para estar en zona de pesca anclando a 100 metros de la costa, frente al predio de la empresa Siderca. El sitio rendidor es reconocido pues casi todos los pescadores con primitivas 
embarcaciones se amontonan allí, explotando un lindo pozón con remanso que siempre entrega capturas. 

En esa zona, de una profundidad de 9 a 12 metros, cohabitan bagres blancos y amarillos, grandes patíes, bogas de todos los tamaños, enormes carpas y combativos armados. Para tentarlos, contamos con un verdadero arsenal de cebos: la mentada masa WM, una masa hervida más consistente, granos de maíz remojados, tripa de pollo y pan prensado. De entrada, arranqué usando línea coreana de confección casera, con tres anzuelos y rulero retén de masa. Bastó tocar fondo y prender un armadito de un kilo. Al rato nuestros amigos empezaron con su festival de capturas. Vogel logró un hermoso patí de kilo y medio, Serenelli un par de bagres blancos y otros dos armados. Veíamos saltar carpas por doquier, de gran tamaño, pero no comían abajo. 

Y así, seguimos clavando armados hasta dar con las primeras boguitas, de kilo a kilo y medio. Dicen nuestros anfitriones que suelen darse algunas de hasta 3 kilos, pero esta vez faltaron a la cita. 

Luego hicimos un alto para tirar unos señuelos en una salidita de agua caliente, pero no hubo respuestas. No se veían dorados activos y la turbiedad del agua marrón (el Delta del Paraná está recibiendo el agua roja del Bermejo) hacía improbables las chances en esta modalidad de pesca. Así, al rato de intentarlo, volvimos al pozón a seguir haciendo variada. Logramos amarillos de novela, más armados -sin dudas la especie más voraz y con pasión por cualquier carnada-, otras boguitas y algunos bagres blancos.

Al lado nuestro, un aficionado local logró una tremenda carpa de unos 5 kilos, que retratamos tras arrimar nuestra lancha. 

Así las cosas, comprobamos que, con o sin prensa, el Paraná de las Palmas tiene en Campana una interesante opción de pesca menuda, ideal para compartir en familia ya que los piques son constantes y los chicos no se van a aburrir. 

Quienes dispongan de embarcación, no olviden trabajar la zona cercana a Siderca y llevar variedad de carnadas. Con plomos de 80 gramos, líneas de anzuelo simple en brazoladas de 60 cm o las del tipo coreanas con plomos de igual gramaje, el pique estará asegurado. Vaya y disfrute.

Fuente: Viva la Pesca de Diario Popular
 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Que te pareció esta nota ?

Publicar un comentario