sábado, 12 de mayo de 2012

¿A vos, quién te enseñó a pescar?


 Lo que parece un insulto pretende en esta nota 
 ser un disparador de recuerdos para nuestros maestros 
 en este deporte que se transmite, casi totalmente, 
 por experiencia, y para formar a otros “sucesores”. 



por Nestor Saavedra
para Aire Libre Digital

Quizá tu abuelo, quizá tu tío, quizá tu padrino, o tu padre, o un vecino. Seguramente de alguien, no solo aprendiste a pescar, sino también asimilaste la pasión, que es motor fundamental de cualquier entretenimiento de práctica regular.

Cada uno tendrá la propia vivencia de los inicios de la pesca, pero hay algunos factores que son comunes. Por lo general, nadie aprendió por su absoluta cuenta, tomando un libro o un curso y, a partir de allí, empezando a pescar. De hecho, en el país existen muy pocos cursos de pesca más allá de los de flycast o alguna escuelita para niños. Y mucho menos aún, libros de pesca, fuera del ya antiquísimo manual de Juan Martín de Yaniz o algún abecé más moderno y de menor difusión.

Seguramente te iniciaste de la mano de algún mayor, que te invitó a una salida de pesca. Si esa persona era un familiar muy cercano, te habrá incentivado con muchas charlas previas en las que compartía con vos algo que ya es parte de una excursión, los preparativos: arreglar la caja de pesca, afilar anzuelos, armar líneas, comprar algún elemento faltante, cargar el reel, cualquiera de estas acciones sirve para aumentar el deseo de alguna vez ser partícipe de esa salida que conmueve tanto a ese hombre que deja a su familia, su trabajo, su tiempo, por ir a pescar.

Y por fin llegó ese primer día que, si el “vicio” de la pesca se arraiga en el afortunado iniciático, será inolvidable. Generalmente, se empieza por abajo: un mojarrero, lombriz y las primeras mojarritas hasta que un osado bagrecito irrumpe y hay que llamar a quien invitó para que las chuzas de las aletas no arruinen todo. Luego será una boguita la que detone el sentido atávico, el deseo de la lucha, de vencer.

Y para demostrar que no es cierto que todo tiempo pasado haya sido mejor, en esta época actual, los chicos, adolescentes, jóvenes tienen mucho más sentido de la conservación desde los primeros pasos. Son ellos mismos quienes se transforman rápidamente en maestros en un punto: nos enseñan a respetar la naturaleza y no matar.





Rememorando

Ahora pensemos: ¿quién te enseñó a pescar? Si ya falleció, quizá puedas contárselo a algún familiar de ese maestro que no está y agradecérselo. Si aún vive, dale las gracias por haberte iniciado en esto que se arraigó en vos con tanta pasión. Estoy en la segunda categoría. Hace ya cerca de cuarenta años, mi único tío por parte de madre, Domingo, más conocido como Chiche, no tuvo mejor idea que decirle a mamá si me permitía acompañarlo a una salida de pesca. Con el 504 celeste cargó a mis dos primos (a mi tía no le gustaba la pesca), a mis padres y mi pequeña hermana, y rumbeamos hacia Junín, donde sacamos centenares de pequeños pejerreyes. Luego llegarían otros destinos: El Cazador, Baradero … y un vecino, Dani, que, con unos pocos años más que yo empezó a ser mi compinche para conocer la tentadora Costanera Norte.

Cuando ya pintaba la adolescencia, un vecino, Ricardo Bustamante, me invitó a la Segunda Sección de Islas del Delta. ¡Qué nervios! La noche anterior a cada salida, y en estos coincidirá tu experiencia, no dormía y, cuando lo hacía, soñaba con la pesca que podía aparecer en tan remotas distancias de tres horas de lancha desde Tigre.

Las primeras experiencias nos marcan, para bien o para mal. Conozco muchos, pero muchos casos de fanáticos pescadores que impusieron a sus hijos la obligación de acompañarlos de chicos “para que se entusiamen”. No importaba la temperatura, el madrugón, la incomodidad del viaje o el bote. Hoy esos niños, ya adultos, odian este deporte.




Salida intencionada

La mejor manera de iniciar a otros, generalmente chicos o adolescentes, es con mucha paciencia, buscando un día de agradable temperatura y un lugar donde se logren sacar varios peces y sin un profundo sacrificio. No debemos usar al novato como excusa para pescar uno mismo y hay que dedicarle tiempo y ayudarlo en la salida. Es más: conviene ni siquiera pescar para abocarse a atenderlo para ayudarle en el armado del equipo, encarnar, lanzar, clavar y recoger, sacarle el pez y devolverlo. Hay mucho para hacer por el que queremos que se entusiasme con la pesca.

Recordemos siempre que no solo estamos transmitiendo conocimientos (qué anzuelo usar, cómo encarnar o hacia qué lado tirar, por ejemplo) sino también un sentimiento, una pasión. Y esto puede hacernos pisar en falso, dejando, por caso, sin cuidado al iniciado con tal de sacar nosotros un pez, o retándolo duramente por un pez perdido, sin razonar que recién empieza. Pensá en quién te enseñó a pescar y tratá de rescatar todo lo bueno que esa persona hizo y no repetir aquello en lo que se equivocó.




Diez consejos para iniciar a alguien en la pesca

1.No pesques vos. Dedicate al objetivo.
2. No largues con un pez difícil de pescar: grandes tiburones, lisas, chafalotes, etc.
3. No empieces con una pesca complicada (mosca, baitcast, etc.)
4. No elijas un lugar complejo (vadeo en lagunas, belly boat en un lago, el mar cuando hay mucho viento, etc.)
5. Integralo con la naturaleza haciendo que vea la fauna, la flora, la correntada, etc.
6. Proponé pausas, descanso, ninguna urgencia u obligación.
7. Que no falte bebida, comida, protección solar, abrigo, lentes contra el sol, ropa adecuada, es decir, que sea una estadía placentera para alguien no acostumbrado al rigor de estar todo un día a la intemperie y lejos de las comodidades habituales.
8. Es alguien que empieza, no un avezado pescador.
9.Querés que pesque toda la vida y no solo un día.
10. Sé grato con quien te inició y pensá qué lindo será que en breve esta personas que estás formando será quizá tu compañero de pesca.

Fuente: Acampante.com

1 comentario:

  1. Excelente nota felicitaciones a Nestor, soy guia prof de pesca con mosca y tengo tres hijos varones los cuales el mayor con 10 anos no toco ninguna cana de mosca, son muy valiosos los consejos que da para iniciar a un chico a este deporte tan espectacular que es la Pesca, no importa en que modalidad sea. Saludos

    ResponderEliminar

Que te pareció esta nota ?